sábado, 22 de enero de 2011

Dormir, siempre ayuda cuando no hay otro lugar a donde ir.

Me tienes donde quieres, pero una vez más, te diré que no me importa puesto que mi lengua ya se ha acostumbrado a mentir.
No me gustaría traficar con sentimientos, razón por la que no envidio el papel que desempeñas.
Mi consuelo; verte contra la pared.
Mi alegría; la desconozco.

Ponte en mi lugar.
¿Has sentido alguna vez que el mundo no es justo?
Si te identificas, aquí siempre serás bienvenido.
Sol
emos cantar canciones que evitan aguarle el día a tu mirada.
Nos deleitamos imaginando el Cielo, si es que existe, como un instante de sexo retenido.
Sonríe, llegó el momento de la pregunta; ¿qué es para ti un recuerdo; algo que se tiene o algo que se ha perdido? Si no sabes la respuesta aún te queda la almohada.


9 comentarios:

  1. El mundo nunca es justo, la justicia no existe en el sentido exacto de la palabra

    ResponderEliminar
  2. Muy buen texto, escribes muy bien. Es una situacion jodida, la verdad la vida muchas veces es injusta... me gustó tu blog! te sigo!

    ResponderEliminar
  3. Cada día te superas más con tus textos :)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu blog!!

    Muchas gracias por pasarte por el mio, me siento bastante identificada con la descripción que das de ti misma en tu perfil.

    Me seguiré dando paseos por tu blog :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Un buen ejercicio de superacion
    Volveran los buenos tiempos

    ResponderEliminar
  6. A mí, por lo visto me queda la almohada.
    Bonito blog!
    Muaa!

    ResponderEliminar
  7. El mundo siempre es injusto con quién menos ha de serlo, no te parece? Solo la almohada(quiénes la pueden gozar) parece darnos un respiro...

    Ayer no tuve tiempo de comentarte y solo le di a seguir!
    Me encanta tu forma de expresarte, sigue así! ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

clever lines unread on clever napkins